Detenido un presunto yihadista que pretendía atentar en Sevilla

El hombre ha sido detenido en Marruecos. Los agentes han registrado su vivienda en la capital hispalense, en la que no han encontrado armas ni explosivos.

Obtenía las identidades de las personas por las que se hacía pasar.

SBN. La Policía Nacional y los servicios de información españoles y marroquíes han detenido en Marruecos a un presunto yihadista que, al parecer, planeaba atentar en Sevilla, según informa el Ministerio de Interior. La operación está dirigida por el Juzgado Central de Instrucción Número 4 y la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

El sospechoso es Zouhair El Bouhdidi, un joven de 23 años que estudiaba en la Universidad de Sevilla, ciudad en la que lleva media vida viviendo. Zouhair es hijo del imán de la mezquita de su barrio, Su Eminencia.

No se sabe si el detenido pretendía atentar durante Semana Santa o en las semanas posteriores. Los agentes marroquiés lo detuvieron el pasado 9 de abril en Rabat ante el peligro de que iniciara un proceso de radicalización rápido en su país.

Los agentes han registrado este Miércoles Santo su domicilio en la capital andaluza, situado en la calle José Ortega y Gasset, en el barrio de Su Eminencia, donde residía desde hace casi dos años. Durante la operación, la Brigada Central de Información, llegada de Madrid, ha sacado de la casa equipos informáticos y documentación, pero no han encontrado armas ni explosivos. 

La Policía estaba pendiente del sospechoso por su actividad en las redes sociales, en las que compartía con frecuencia contenido del Estado Islámico. No obstante, sus planes de atentar, se cree que estaban aún en una fase embrionaria. 

De cara a estas fiestas y a las próximas elecciones, el Ministerio del Interior acordó la pasada semana el reforzamiento de los dispositivos de seguridad y de las capacidades de información, de control y de seguimiento antiterrorista.

En este sentido, durante estos días se están desarrollando dispositivos específicos alrededor del país, especialmente en los espacios y medios de transporte, acontecimientos religiosos, de ocio o con gran afluencia de personas. Dentro de estas tares, el Ministerio del Interior puso en marcha el 12 de abril un dispositivo  que coordinaba a la Policía Nacional, la Guardia Civil y las policías autonómicas y locales en toda España.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.