El barrio de San Julián mejora su accesibilidad peatonal

Las calles Madre Dolores Márquez, Puerta de Córdoba, Morera y Macasta ya cuentan con la anchura mínima de acerado de 1,80 metros.

La inversión ha sido de 48.000 euros. 

Redacción. El proyecto de mejora de la accesibilidad en la zona de San Julián, concretamente en la manzana situada entre las calles Madre Dolores Márquez, Puerta de Córdoba, Morera y Macasta, ya ha sido culminado.

Esta actuación ha contado con una inversión realizada por el propio Distrito Casco Antiguo de 48.000 euros y ha venido a ampliar el acerado de la manzana ubicada entre estas calles, subsanando, así, la situación del acerado que hasta ahora incumplía la normativa de accesibilidad.

Esta circunstancia se veía agravada, además, por la existencia de bolardos colocados al borde de la acera que estaban destinados a impedir la invasión en la zona peatonal por el aparcamiento en batería de los vehículos sin que hubiera anchura suficiente para ello.




Así, el objetivo principal de estas obras ha sido el de mejorar las condiciones de accesibilidad de la zona mediante la modificación del trazado viario existente, implantando una anchura mínima del acerado de 1,80 metros y reordenando los espacios destinados al aparcamiento de vehículos.

Se han reordenado los aparcamientos de la zona.

Para ello, los trabajos han incluido la ejecución de nuevos imbornales, incluida la canalización necesaria, acerados y bolardos, así como la colocación de señalización vertical y el pintado de la horizontal y la ejecución de los correspondientes rebajes.




En esta actuación, también se ha adaptado el acceso a un centro público de valoración de incapacidades, muy frecuentado por personas con movilidad reducida, así como las plazas de aparcamiento destinadas a este colectivo.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.