La Escolanía de Tomares y su Coro Femenino, dos formaciones sevillanas que triunfan de Florencia a Nueva York

0
293
Actuación de la Escolanía de Tomares en Nueva York.
Actuación de la Escolanía de Tomares en Nueva York.

A.R.E. La música es un arte que ensalza el alma, transmite más allá de la palabra, estremece nuestros huesos y fluye como materia etérea. Es un don que unos pocos tienen la suerte de cultivar y la gracia de revertir sus frutos a la sociedad. Esta generosidad caracteriza a los alumnos de una de las formaciones musicales que brillan con luz propia en la provincia de Sevilla. Hablamos de la Escolanía de Tomares, una iniciativa más que consolidada que ha logrado en sus 13 años de vida ganarse el respeto y la admiración del público nacional e internacional.

La Escolanía de Tomares, que dirige María Elena Gauna, se creó en 2005 en la Escuela de Música ‘Albéniz’ de esta localidad. El maestro Vicente Sanchís tuvo la iniciativa, así como la de fundar la actual Banda Municipal de Música. En 2009 se constituyó la Asociación de Amigos de la Escolanía de Tomares, presidida por Alicia Bajo Garrudo, para satisfacer sus necesidades de gestión, promoción y logística, unos requerimientos que han ido incrementándose con el tiempo, obligando a sus miembros a «trabajar intensamente para estar al día».

La Asociación está formada por padres y madres de alumnos, quienes, como reconoce Bajo Garrudo, «somos apasionados de la música y deseábamos que nuestros hijos pudiesen disfrutar de sus beneficios y a la par se divirtieran, y nosotros con ellos». En esta línea, Alicia señala que lo que les diferencia de otras entidades dedicadas a la enseñanza musical es precisamente ser «un grupo de padres que trabajamos por el bienestar de nuestros hijos y que, a la vez, nos divertimos junto a ellos porque participamos de las actividades que ofrece la Asociación».

En sus orígenes, la Escolanía contaba con unos 15 alumnos que, en su mayoría, mostraban interés y amor por el canto. Esta motivación hizo que con el tiempo pudieran ir evolucionando en calidad vocal y repertorio. En este sentido, la presidenta señala que «una actividad crucial para esta evolución ha sido la organización de los Cursos de Dirección de Coros de Niños, en los que cada año se invita a un reconocido profesional en la materia y se ensaya de manera intensiva con los niños durante un fin de semana».

En Florencia, la Escolanía ganó en 2017 cuatro premios, entre ellos al Mejor Vestuario Tradicional.

En 2018 se llevó a cabo la VII edición de estos Cursos y ya tienen programada la de 2019. Una interesante actividad en la que han participado los maestros Basilio Astúlez (Bilbao), Josu Elberdin (San Sebastián), Josep Vila (Barcelona), Antonio Hernández (Cádiz), Estéban Urzelai (San Sebastián) y Elisenda Carrasco (Barcelona).

Para ingresar en la Escolanía de Tomares no hace falta experiencia previa ni hacer pruebas de acceso, sólo tener interés en aprender a cantar. En ella se imparten clases de técnica vocal, lenguaje musical y repertorio coral con el acompañamiento al piano del maestro Daniel Barbosa Bustos.

Actualmente, la Escolanía propiamente dicha cuenta con un total de 24 niños y niñas de edades entre siete y 13 años, así como con 17 niñas de entre 14 y 22 años que conforman el Coro Femenino. En total 41 integrantes, la mayoría de nacionalidad española, aunque también hay miembros con doble nacionalidad, como alemana/portuguesa, española/salvadoreña, española/inglesa y española/argentina, entre otras.

La trayectoria y seriedad en la gestión de la Escolanía en estos años han motivado que niños, adolescentes y padres depositen en ella su confianza, así como los ambiciosos proyectos con los que ha obtenido sus éxitos. Y es que, desde 2013, la institución ha participado en festivales internacionales que le han reportado un enorme prestigio. El primero fue el Festival Internacional ‘Corearte Lyon’ y, en 2015, el 50º Festival Internacional de Canto Coral en Barcelona, lo que hizo posible que actuaran en espacios tan emblemáticos como el Monasterio de Montserrat, la iglesia de la Sagrada Familia y el Palau de la Música.

Algunas alumnas junto a los Niños Cantores de Viena.

Las citas fuera de nuestro país continuaron en 2016, cuando la Escolanía compartió escenario nada menos que con los Niños Cantores de Viena en el emblemático Konzerthaus de esta ciudad. Además, los alumnos que acudieron tuvieron la oportunidad de tomar una clase magistral con uno de sus preparadores en el Palacio Augarten, donde viven y se forman.

En 2017, la entidad sevillana fue galardonada con dos primeros premios -categorías «Voces iguales» y «Música popular, folk, gospel y Babershop ensambles»- y dos premios especiales -al Mejor Vestuario Tradicional (iban con el traje de flamenca) y al Mejor Director- en el VI Festival Coral Internacional de Florencia (Italia).

Por último, el pasado mes de septiembre fueron invitados al XI Circle Wind Concert en la ciudad de Nueva York para homenajear a las víctimas del atentado a las Torres Gemelas, un acto a beneficio de los damnificados por el tsunami y terremoto de Japón de 2011. «Fue un viaje verdaderamente mágico, compartido con gente maravillosa«, explica la presidenta de la Asociación de Amigos, «imagínense a esas edades el impacto que pudo suponer en los alumnos conocer Nueva York y actuar en una sala de Broadway, en pleno Manhattan«, añade.

Además, durante los días que estuvieron en Estados Unidos los jóvenes convivieron con un coro japonés y tuvieron la oportunidad de visitar un colegio japonés en el que los recibieron de manera extraordinaria: «con carteles de bienvenida, canciones especialmente dedicadas a nosotros e invitándonos a compartir sus juegos», afirma Alicia Bajo. También en la cena de despedida los sorprendieron cantando el himno de Andalucía junto a un cuarteto de cuerdas contratado especialmente para la ocasión.

Y es que llevar a cabo este tipo de salidas al extranjero aporta a los jóvenes estudiantes innumerables beneficios, siendo algunos muy relevantes su apertura a la tolerancia, los idiomas, la arquitectura, conocer otras culturas al convivir con otros coros y aprender a ser autosuficientes.

Homenaje a la Escolanía por parte del Ayuntamiento de Tomares. Junto al alcalde de la localidad, José María Rodríguez (secretario), Alicia Bajo Garrudo (presidenta) y María Elena Gauna (directora).

En estos viajes, la labor de la Asociación de Amigos es esencial, pues en ella recae la tarea de «acomodar a nuestros niños y niñas para que actúen con entusiasmo y con todas sus necesidades cubiertas, tener toda la logística preparada con tiempo y supervisar que la directora tenga todo dispuesto para que el concierto salga perfecto», explica su presidenta.

En nuestra tierra, las últimas actuaciones de la Escolanía han tenido lugar este mes de diciembre, interpretando un hermoso repertorio navideño en la Sala Chicarreros de Cajasol, en un concierto organizado por el Club Unesco de Sevilla a beneficio de Cáritas, así como en un concierto-convivencia en la iglesia de San Jerónimo en Sevilla. También en Tomares ofrecieron su tradicional concierto de Navidad el pasado 22 de diciembre junto a la Banda Sinfónica Municipal.

Entre los planes futuros de la entidad destacan, como bien pone de relieve la presidenta de la Asociación de Amigos, «el sueño de llegar a participar en el Simposio Mundial de Música Coral en 2020 en Auckland, Nueva Zelanda. Hemos enviado la solicitud y todo el material. Ahora sólo queda esperar el fallo del jurado especializado, que es quien decide entre los mejores coros del mundo. De momento se queda solo en un sueño».

Un sueño hermoso que supone la continuación de una brillante trayectoria, de un proyecto que arrancó en Sevilla, en Tomares, y que está llenando de música y angelicales voces escenarios de todo el mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here