Las manos detrás de los corazones solidarios

0
224
Las obras de esta empresa se reparten por varios pueblos.
clinica santa isabel
Las obras de esta empresa se reparten por varios pueblos.

Carmen González. Hay oficios que se han tenido que adaptar a la época actual hasta casi hacer desaparecer su esencia. Uno de ellos es la herrería y un ejemplo en este sentidos “Metálicas y Aluminios El Faro”. Se trata de una empresa que fue herrería de yunque con la que se hacían verjas de ventanas, pasamanos y todo lo que tuviera que ver con la forja. Hoy día, sus herederos montan instalaciones de aluminio o cristales de seguridad que han dejado atrás las rejas. Llegar a cualquiera de estos talleres es andar entre zonas de trabajo con resto de materiales diferentes y encontrar al fondo la antigua fragua que se niega a desaparecer.

El joven Francisco Portillo está a cargo de Metálicas y Aluminios El Faro. Su empresa lleva el nombre del barrio en el que ha estado siempre, negocio que heredó cuando su padre, Manuel Portillo, se jubiló. Antes era Talleres La Mineta porque la nave de la herrería daba a dos calles y era de dos socios. Al separarse, él se quedó con la parte que da a la calle Albina, más cerca del parque de El Faro.

Francisco Portillo con uno de sus trabajadores colocando una baranda diseñada a partir de una foto bajada de internet.

Francisco tiene otros dos empleados y realizan trabajos por toda la provincia. Acero inoxidable, PVC, hierro son los principales materiales que maneja en su taller y prepara para montar en el domicilio indicado. Los productos más habituales de esta empresa son ventanas con cristales, escaleras, puertas, rejas para balcones y, a veces, llegan encargos como los corazones solidarios que ha realizado por varios pueblos, entre ellos Arahal o la localidad de Villardompardo (Jaén).

Este empresario arahalense es herrero por tradición familiar. Como pasa en este tipo de oficios, apenas levantaba un metro del suelo ya estaba en el taller alrededor de su padre. Guarda una foto en la que se le puede ver, montado en unos grandes botes de pintura, para poder alcanzar la mesa de trabajo donde había una fresadora. Comenzó a aprender, jugando.

Y, aunque pueda parecer que es un oficio en vías de extinción, el equipo de Metálicas y Aluminios El Faro se desplaza por toda la provincia con montajes de estructuras en edificios que están siendo reformados o para hacer tareas tan especiales como la escalera de caracol que montaron para la casa de camiones Scania en Sevilla, un trabajo que les llevó dos meses y que necesitó de un camión para su traslado.

Y en este mercado cambiante, hay también avances que la empresa no ha tenido otro remedio que asumir. Ahora se puede ver al equipo de trabajo instalando una baranda de acero inoxidable en un balcón que el propietario de la casa ha escogido buscando por internet. “El cliente trae la imagen sacada de internet, tomamos medidas y la adaptamos al lugar donde irá colocada”, explica Francisco Portillo.

Por este motivo, el de adaptarse a los nuevos materiales, hacen menos rejas para instalar cristales de seguridad que no se rompen, de manera que mejora la estética de edificios y viviendas. “Cada vez hay más clientes que eligen esta opcióny están cambiando las rejas que han puesto hace años en sus casas”, cuenta Francisco.

Uno de los trabajos que más le gustó diseñar fue sin duda el corazón solidario que fabricó para el Ayuntamiento de Arahal. Una enorme caja con forma de corazón que sirve para recoger tapones para ayudar a niños enfermos. En color rojo brillante, para que tenga presencia visual, luce desde hace unos meses en el parque del Polígono Vereda Osuna de Arahal, casi siempre lleno de tapones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here