Universidad de Sevilla

Rosario Vera Romero: “Estoy muy orgullosa de poder decir que soy sevillana, tenemos una de las ciudades más bonitas de Europa”

Esta sevillana lleva más de dos años viviendo en Turín junto a su chico italiano, desarrollando su carrera profesional en la ciudad donde ya trabajó con una beca Leonardo.

En la imagen, Rosario Vera y su chico italiano, Stefano Giugno.
En la imagen, Rosario Vera y su chico italiano, Stefano Giugno.

M. M. Rosario Vera Romero, sevillana de Dos Hermanas, a sus 33 años lleva ya más de dos viviendo en Italia, en la ciudad de Turín. Hace unos años, disfrutó en esta ciudad de una Beca Leonardo, y no podía imaginar entonces que volvería tiempo después, por amor, salvando la distancia de una relación que comenzó a miles de kilómetros.

Licenciada en Historia del arte por la Universidad de Sevilla y Profesora ELE (profesora de español como lengua extranjera), Rosario creció en una casa de campo a las afueras de su pueblo, donde vivía la mitad de su familia. La otra mitad residía en Sevilla, por lo que ha estado muy ligada desde pequeña tanto a Dos Hermanas como a Sevilla. “Dos Hermanas es una ciudad, pero aún mantiene el espíritu de pueblo, en sus gentes, y, sobre todo, en su modo de hacer las cosas, como por ejemplo las Cabalgatas de los Reyes Magos: es una fiesta a la que guardo gran cariño y me encanta pasarla en mi pueblo, con mi familia y amigos de siempre”.

– ¿Por qué decidiste irte fuera?
– La motivación más fuerte fue el amor: me enamoré de mi chico hace unos tres años, y después de un año de relación a distancia decidí dar el salto y mudarme a Turín. Otro estimulo que encontré para irme fuera a vivir fue el de encontrar oportunidades laborales diferentes a las que en ese momento me estaba ofreciendo mi ciudad, que en aquel periodo no tenía grandes expectativas ni oportunidades interesantes para poder llevar a cabo.

– ¿Cuál es tu lugar de residencia?
– Vivo a Turín, que no es la clásica ciudad italiana que todos se imaginan; al contrario de Roma, Venecia o Florencia, Turín es una metrópolis que junto a Milán y Génova conforma el triángulo industrial del norte de Italia. Desde el punto de vista turístico, no es una ciudad aún muy explotada, de hecho, sino recuerdo mal, fue elegida como una de las ciudades por descubrir del año 2017.

Además de ser la capital de la FIAT y de la Ferrero, Turín tiene una oferta cultural muy interesante. Sus numerosos museos, sus grandes parques y espacios abiertos, y sobre todo, al menos para mí, su arquitectura barroca, hace de ella una ciudad irresistible.

En la imagen, Rosario en Verona, recorriendo el país.
En la imagen, Rosario en Verona, recorriendo el país.

– ¿Cómo fueron tus primeros días allí?
– Pues fueron duros, sobre todo por estar lejos de los tuyos; y también por el clima, ya que respecto a Sevilla, Turín es una ciudad mucho más fría, hasta tal punto que en invierno es habitual que nieve algunos días.

– ¿Cuál era tu nivel de idiomas al llegar?
– Tenía certificado un B1 en Italiano por la EOI de Dos Hermanas.

– ¿Cuál es tu balance de la experiencia?
– De momento muy positivo, con algunos días algo más grises, pero positivo.

– ¿Cuáles son, a tu parecer, los pros y contras de vivir en el extranjero?
– Los pros desde mi punto de vista son tantos: conocer una nueva cultura, ciudad, personas, idioma… Creo que es una experiencia que deberían proponer todos los centros de formación a sus alumnos como método de enseñanza para abrir nuevas perspectivas a los estudiantes. En los contras destaca estar lejos de la familia y amigos, es duro, pero creo que puede fortalecerte y hacerte crecer como persona, comienzas a valorar aspectos que posiblemente antes no lo hubieras hecho.

– ¿Cuáles son los principales obstáculos que has tenido que superar en este tiempo?
– Es posible que el falso juicio que tendemos a tener cuando decimos que España e Italia se parecen mucho, que son culturas muy parecidas… pues no me parece que sea cierto. Según voy pasando más tiempo en este país, más voy entendiendo las grandes diferencias que existen entre nosotros, más allá del idioma y de la cultura.

– ¿Cómo es vivir ahí?
– Pues al principio es chocante, ya que Turín es una gran ciudad, con mucho tráfico, contaminación… Noté mucho la diferencia con Sevilla capital, es una ciudad con personas mucho más estresadas y frías de carácter, por lo general. Pero poco a poco te vas acostumbrando. Yo aún estoy en ese periodo de adaptación

– ¿Es muy diferente a España?
– A España no lo sé, pero a Sevilla sí. Sevilla es una ciudad mucho más pausada y tranquila, no te topas con tantas personas estresadas.

– Cuéntanos alguna anécdota que te haya ocurrido durante tu estancia.
Pues mil anécdotas del tipo de invitarme a café solamente por ser española. Los italianos tienen un amor muy especial por España, hasta tal punto que muchos no entienden el por qué de mi estancia aquí. O, por ejemplo, el día que fui a hacerme el DNI italiano y me querían retirar el español… en fin, mejor esta anécdota ni recordarla.

– Y sus habitantes, ¿cómo son?
– Los torineses son una especie única, ya que es difícil encontrar uno que sea 100%. Turín recibió muchísima inmigración del sur de Italia a mitad del s. XX por el gran desarrollo industrial que se dio en el territorio gracias a la FIAT. Por lo tanto, sus habitantes son una gran mezcla entre el norte y el sur, un poco como puede suceder en Madrid, creo yo. En rasgos generales, son más distantes y fríos respecto a los sevillanos.

– ¿Cómo es un día cualquiera de tu vida en el lugar donde vives ahora?
Aquí la luz del sol es menos intensa que en Sevilla, hay muchos días grises…esto para un sevillano sería motivo de quejas infinitas, pero bueno, poco a poco te vas acostumbrando tanto al gris como a las bajas temperaturas. Además, como comenté anteriormente, es una ciudad con mucho más estrés que Sevilla, así que encuentras a personas constantemente corriendo para no perder el tren, el autobús o el metro.

– ¿Cuál es tu lugar favorito de tu nueva ciudad?
– Mi lugar favorito es Piazza Vittorio, es el lugar más bello de todo Turín porque te ofrece una panorámica espectacular del río Po y de la colina.

En la imagen, disfrutando de un evento, y al fondo, los típicos paisajes del Piamonte.
En la imagen, disfrutando de un evento, y al fondo, los típicos paisajes del Piamonte.

– ¿Y de la provincia de Sevilla?
– Tengo muchos, pero el pasear por los Jardines de Murillo con sus árboles centenarios en plena ciudad siempre ha sido para mí algo especial.

– ¿Cuál es la imagen que tienen de España?
– Sol, calor, playa, siesta y paella. Básicamente. Después están los curiosos que sí conocen el norte de España, que se sale un poco del prototipo español, pero básicamente es eso.

– ¿Qué estás haciendo en estos momentos?
– Trabajo como profesora de español como lengua extranjera en varias empresas como autónoma, entre ellas el Politécnico de Torino y el Centro Cultural Español de Turín.

– ¿Te has marcado algún nuevo objetivo o reto?
– Me gustaría aprender bien el inglés para poder abrir mis fronteras laborales a otros ámbitos.

– ¿Qué piensa tu familia y amigos de tu aventura?
– Por ahora están contentos, ya que no estoy demasiado lejos y procuro ir a visitarles cada 3 o 4 meses. También saben que estoy desarrollando una carrera profesional, que anteriormente en Sevilla no hubiera podido llevar a cabo.

– ¿Cuáles son tus planes futuros?
– De momento en un futuro a corto y medio plazo es continuar en Torino, aunque no me quito de la cabeza volver a España alguna vez.

– ¿Piensas volver a España, a Sevilla, en breve?
– Si, volveré, y acabo de pasar las vacaciones en Navidad.

En la imagen, de vacaciones en México.
En la imagen, de vacaciones en México.

– ¿Qué es lo que más echas de menos de Sevilla?
– El clima, el calor de la gente, esa cervecita antes de comer que se convierten en almuerzos improvisados, mi círculo de amigos y familiares cercanos… ¿a quién no le faltaría?

– ¿Recomiendas a todo el mundo que viva un tiempo fuera de España?
– Sí, absolutamente, debería ser una experiencia casi obligatoria. Viajar y conocer otras culturas te abre la mente y las ideas. Tomo la frase del escritor Miguel Unamuno: “El fascismo se cura leyendo. Y el racismo se cura viajando”.

– Para terminar: un mensaje a los sevillanos.
Estoy muy orgullosa de poder decir que soy sevillana, tenemos una de las ciudades más bonitas de Europa, y su belleza no sólo reside en sus monumentos, sino que sus habitantes somos los que realmente convertimos a Sevilla en una hermosa ciudad.





3 Responses to "Rosario Vera Romero: “Estoy muy orgullosa de poder decir que soy sevillana, tenemos una de las ciudades más bonitas de Europa”"

  1. Montse Gonzalez Romero   14 enero 2019 at 7:27 pm

    Que entrevista más bonita a esa sevillana orgullosa de su origen. Autentica,como se debe ser, en todas partes y de mi sangre. Un beso desde el pueblo de tus abuelos maternos, Gilena(SEVILLA)

    Responder
  2. Rosario Vera   17 enero 2019 at 7:59 pm

    Gracias poder estas bonitas palabras Montse, no sabes lo que se agradecen desde la distancia. Un abrazo.

    Responder
  3. Mayka Wright   18 enero 2019 at 12:01 am

    Sobrina una cuando está tan lejos como tú o como yo, valoramos mucho más lo que dejamos atrás yo allí donde llegó siempre digo lo mismo esto es muy bonito y te dan muchas más oportunidades pero como mi Sevilla no existe otra igual

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.