Un escaparate de Triana refleja con humor y Playmobil las tradiciones más sevillanas

0
777
En la imagen, detalle del escaparate navideño de la tienda de la calle Pureza.
En la imagen, detalle del escaparate navideño de la tienda de la calle Pureza.
En la imagen, detalle del escaparate navideño de la tienda de la calle Pureza.
Detalle del escaparate navideño de la tienda de la calle Pureza. / Foto: De Triana.

M. M. Los metros de escaparate de un negocio han sido uno de los más preciados reclamos de los comercios en el barrio de Triana, y en todos los demás, sobre todo en aquella época en la que no se disponía de una galería de imágenes en la web donde mostrar los productos de la tienda a los consumidores. Pues bien, hay un escaparate de una tienda en la calle Pureza del barrio de Triana que capta todas las miradas de los viandantes, pero no precisamente por los productos que en él muestra, sino porque desde hace unos cuatro años construye, con figuritas de Playmobil y buenas dosis de ingenio y humor, una reproducción de escenas de las costumbres y tradiciones sevillanas, trasladadas al barrio de Triana.

En la imagen, detalle del escaparate navideño de la tienda de la calle Pureza.
Detalle del escaparate navideño de la tienda de la calle Pureza. / Foto: De Triana.

La Cabalgata de los Reyes Magos de Sevilla a su paso por el Puente de Triana, justo antes de llegar a la Plaza del Altozano, con la Capillita del Carmen al fondo, es la escena que representa esta Navidad el escaparate de la tienda De Triana, en la Calle Pureza. “El puente de Triana está hecho a Escala, en impresora 3D; al igual que la Capillita del Carmen, que tiene los azulejos pintados a mano”, nos explica Juan Carlos Ramos Picchi, gerente de la tienda. Unas 300 figuras componen esta cabalgata que cualquier sevillano reconocerá y se sentirá identificado con alguno de los personajes, ya que recrea los escenarios de la infancia, y no se olvida de nadie, están todos: protección civil intentando que los niños no se metan a coger caramelos en el recorrido; los niños a hombros de sus padres, tíos o primos; un operador de cámara de televisión grabando con su andamio (de Triana TV, según se aprecia en un rótulo); los beduinos; los camiones tirando de las carrozas, con Melchor, y la Estrella de la Ilusión…

Detalle del escaparate, con el puente de Triana./ Foto: M. M. 

Todo comenzó hace unos cuatro años, con un belén de Playmobil. “Gustó tanto, que quisimos hacer una reproducción también de una escena de la Semana Santa”, nos cuenta Juan Carlos. Y explica que encargaron a unos artesanos “la reproducción del paso de la Esperanza de Triana, coincidiendo en su recorrido justo por delante de la tienda. Unas 600 figuras compusieron esta escena: entre el cortejo, la banda de música, los capataces, el público, los nazarenos, hasta los cangrejeros mirando el paso…”.

En la imagen, detalle del escaparate de la Semana Santa de la tienda de la calle Pureza.
Detalle del escaparate de la Semana Santa de la tienda de la calle Pureza. / Foto: De Triana.

Tuvo tantísima repercusión que, desde entonces, “nos obligamos al compromiso de representar los acontecimientos o tradiciones que pasan en el barrio”. Viene gente sólo por ver el escaparate. Pero no queda aquí su impacto. No queda ni siquiera en Triana, ni en Sevilla, trasciende gracias a las redes sociales, donde desde su página de Facebok comparten su galería de imágenes de los escaparates que diseñan (además de las de sus productos).

Así que tras la Semana Santa, reprodujeron escenas de la Feria: “Montamos dos calles de casetas, con coches de caballo, flamencas, policías a caballo, la noria…”. No faltaba ni el algodón de azúcar. “En la última feria, además, día a día fuimos representando las escenas que pasaban en la feria: las fotos que se hacían viral, las reproducíamos en nuestro escaparate, tuvimos muchísima repercusión en redes sociales”. Y tras la Feria de abril, al escaparate de la calle Pureza llegaron todas las demás fiestas de Triana: el Rocío con las carretas, La velá con su cucaña, y más recientemente, también la salida extraordinaria de la esperanza de Triana. “Es un trabajo de muchos meses porque hay que customizar las figuras, ya que todas no están disponibles en Playmobil”. La dimensión de este belén es de algo más de un metro y medio de largo (la medida del escaparate), y ha llegado a albergar hasta 600 figuras.

En la imagen, detalle del escaparate de la Feria de abril de la tienda de la calle Pureza.
Detalle del escaparate de la Feria de abril de la tienda de la calle Pureza. / Foto: De Triana

Hace tal ilusión a los más pequeños contemplar este escaparate, que no se olvidan de ellos, y siempre cuentan con un banquito, para que los de menor estatura puedan ganar visibilidad. “Es imposible que haya dos escaparates iguales, están personalizados, tienen mucho trabajo detrás, trabajamos con un par de artesanos que se llevan meses construyéndolos”, nos cuenta Juan Carlos, al tiempo que desvela que ya están trabajando en el escaparate de la próxima Semana Santa “cada año construimos una escena diferente”, e igualmente han comenzado ya el escaparate de la Feria de 2019 “ya está encargada la portada”.

“Los clientes, los vecinos y gente asidua a la tienda vienen buscando un escaparate diferente, por lo que se antoja cada vez un poco más difícil, pero disfrutamos mucho de su diseño y preparación, y es al mismo tiempo una forma de darnos a conocer más allá de nuestra marca de ropa”, concluye Juan Carlos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here