Una investigación desarrollada en el Macarena gana el segundo premio del Certamen Nacional de Enfermería

0
145
fsfds
clinica santa isabel
Dentro de esa atención individualizada, que ofrece la Enfermera de Atención al Cuidador a la persona cuidadora, la formación es fundamental.

Redacción. Una investigación sobre personas cuidadoras de pacientes ingresados en el Hospital Universitario Virgen Macarena obtiene el segundo premio del 35 Certamen Nacional de Enfermería Ciudad de Sevilla, que organiza el Colegio de Enfermería de la provincia andaluza.

El estudio analiza las características emocionales de personas cuidadoras no profesionales de enfermos hospitalizados en el centro sanitario sevillano. El trabajo al que se le ha concedido este reconocimiento nacional, estudia cómo la persona cuidadora no profesional afronta la atención de un familiar dependiente, así como las consecuencias emocionales cuando esta asistencia se prolonga en el tiempo.

La aparición de comportamientos relacionados con la depresión, la ansiedad o el síndrome del cansancio del rol del cuidador, similar al síndrome del ‘burnout’ o del quemado, son las principales manifestaciones en este tipo de persona cuidadora que es en un 85% mujer.

“Con este estudio he analizado cuestiones emocionales reales y percibidas, es decir, situaciones medibles con parámetros cuantificables, así como aspectos subjetivos de cómo se sienten estas personas cuidadoras no profesionales”, aduce Encarnación Ramírez, Enfermera Gestora de Casos que ha desarrollado la investigación a lo largo de estos últimos dos años.

La principal conclusión de la investigación, es que a pesar de vislumbrarse manifestaciones de determinadas afecciones emocionales en la persona cuidadora no profesional, el porcentaje de desarrollo de estas patologías no es elevada, por lo que son menos las ocasiones en las que requiere un tratamiento farmacológico. “El principal motivo que hace que estas cuidadoras no lleguen a desarrollar clínicamente estas enfermedades, es porque la satisfacción que les supone prestar o devolver esas atenciones a ese familiar, les genera una sensación de desarrollo personal y gratificación que compensa esas manifestaciones de depresión, ansiedad o del síndrome del cansancio del rol del cuidador”, esgrime la autora de la investigación.

En el Hospital Universitario Virgen Macarena, existe una figura dedicada a la atención integral y personalizada de estas personas cuidadoras no profesionales que acompañan al paciente dependiente hospitalizado, la Enfermera de Atención al Cuidador. La detección precoz de las necesidades de estas personas cuidadoras permite atenuar o impedir la aparición de esas manifestaciones emocionales.

Dentro de esa atención individualizada, que ofrece la Enfermera de Atención al Cuidador a la persona cuidadora, la formación es fundamental. “El no saber cómo proporcionar los cuidados a la persona dependiente, no sólo puede derivar en dolencias físicas del cuidador sino también en un incremento de los niveles de estrés y ansiedad. Además, estas personas cuidadoras en muchas ocasiones son mayores, con sus propios problemas de salud que descuidan durante la hospitalización del familiar. Desde esta unidad procuramos que esto no ocurra y evitar el deterioro de la salud de la persona cuidadora”, explica Encarnación Ramírez, que es también la enfermera de esa unidad de Atención al Cuidador en el centro hospitalario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here