Francisco Vélez: “Me voy a dejar la piel para que los que no me votaron se convenzan”

El flamante presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías descarta cambiar la Carrera Oficial, quiere recuperar el Martes Santo al derecho y sólo ve posible la incorporación de las vísperas en un Sábado de Pasión con cofradías en la Catedral.

El arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, abraza al nuevo presidente del Consejo, Francisco Vélez, tras su toma de posesión. /Foto: Consejo de Hermandades

Carmen Prieto. Hace una semana Francisco Vélez (Sevilla, 1953) tomó posesión como presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías. Su discurso no se ha movido un ápice del que convenció a 64 hermanos mayores de los 124 electores. Su objetivo es convencer con su trabajo a los restantes, además de mantener su compromiso de recuperar el prestigio de la institución para la que ha trabajado durante 18 años.

-¿Qué ha hecho que el Consejo pierda su prestigio?
-Ha habido diversas incidencias que vienen arrastrándose con los años que han ido deteriorando la imagen del Consejo frente a la Iglesia, frente a las hermandades y frente a la sociedad civil. Creo que debemos recuperarlo y devolverlo a la ciudad de donde nunca debió salir.

-Durante los últimos 18 años, usted ha estado en el Consejo. ¿Ha intentado reconducir esta situación de deterioro?
-En los Consejos de Manolo Román, Antonio Ríos, de Adolfo Arenas yo no percibí esta situación. Poco a poco ha ido haciéndose, quizás se trata de muchas pequeñas cosas que, al final, cuando lo miras con la distancia que da el tiempo, te das cuenta de que se ha perdido de una manera paulatina. Creo que ahora mismo es el momento de poner un cortafuego y de incrementar el prestigio y la imagen del Consejo, que no era la que nos gustaría que fuera a ninguno de los cofrade.

-¿Qué va hacer para recuperar esta imagen?
-Creo que con sentido común. Actuando de una forma razonada, medida. Esto es como una planta que va a ir creciendo. No es tan difícil. Pienso que actuando de esta manera se va a conseguir.

-También el Consejo es Iglesia.
-Por supuesto que sí. Esto no se puede olvidar, porque además porque la imagen del Consejo perjudica a la Iglesia. Muchos de los que no están en nuestra línea aprovechan cualquier cosa de esta para criticar a la Iglesia y esto no lo podemos permitir.

-¿Ha recibido alguna recomendación o encargo especial del arzobispo?
-Nada en especial. Las líneas generales de siempre. Él conoce la línea que quiero y tengo el firme convencimiento de que poco a poco se lo iré demostrando.




El nuevo presidente del Consejo, Francisco Vélez, recibe la felicitación de uno de sus antecesores, Manuel Román, en presencia de Adolfo Arenas. / Foto: Consejo de Hermandades

-¿Cómo interpretó los resultados de las elecciones: poca diferencia, pero sobre todo cinco votos en blanco, que era la primera vez que ocurría?
-La poca diferencia entra dentro de la tónica habitual del Consejo: Adolfo Arenas salió por dos votos de diferencia, Joaquín Sainz de la Maza salió por cuatro, nosotros hemos salido por nueve. En un electorado de 124 electores, no caben grandes diferencias. Desde Manolo Román, que se presentó frente a Jesús Creagh en el año 2000, no ha vuelto a haber una gran diferencia. Los votos en blanco creo que responden a diferentes circunstancias, no necesariamente de descontento. Algunos pueden deberse a que ni una opción ni la otra era de su agrado. De todas formas, yo me voy a dejar la piel para que todos los que votaron en blanco y los que no me apoyaron estén satisfechos y se sientan acompañados, amparados y bien gestionados por el Consejo. Me tengo que ganar tanto a los que me votaron como a los que no me votaron.

-¿Su proyecto es para cuatro años o para ocho?
-Para cuatro. Para algo menos, porque las elecciones son en junio. Pero mi proyecto es año a año. Creo que los escalones hay que subirlos uno a uno. No puedo mirar el final de la escalera. Tengo que ir haciendo las cosas poco a poco.

-¿Qué es lo primero que quiere hacer?
-Quiero demostrar la valía de la gente que me acompaña, demostrar su nivel y que las hermandades se sientan bien gestionadas por este Consejo. No me he planteado nada material. Hay que hacer las cosas poco a poco y aquí surgen muchas cosas en el día a día, que hay que gestionar bien.

-Uno de esos temas que ya se han convertido en cotidiano es la reforma de la Carrera Oficial. ¿Hay que hacerla o no?
-Entiendo que no. Ya dije que la Carrera Oficial no es la ideal, pero es la menos mala que podemos tener. Está en su mayor parte bien y que hay cosas que hay que resolver: la calle Sierpes es el talón de Aquiles de la Carrera Oficial que hay que arreglar poco a poco, de una forma prudente. Y no lo digo por el dinero, no es una cuestión material. También hay muchas personas que tienen su silla allí desde hace décadas, que vienen con sus hijos y con sus nietos, y de la noche a la mañana no puedes arrojarlos de allí porque a muchos los condenas a que no puedan ver la Semana Santa. Conforme se vayan quedando plazas, iremos reubicando y vamos a ir arreglando aquellas zonas que son más deficitarias de comodidad o de seguridad.

-Pero este arreglo es un apremio del Cecop…
-Este apremio del que tanto se habla a mí no me ha llegado nunca. El año pasado se nos recomendó que dejáramos todos los pasillos como vías de evacuación y quitamos 217 sillas. Se consiguió que todo el mundo al que quitamos se pudiera reubicar. Y conforme se vaya teniendo espacio, sillas libres, iremos reubicando, cortándole las puntas a la calle Sierpes y dejándola bien.

Nueva junta superior del Consejo, con Francisco Vélez como presidente.

-Descarta definitivamente el cambio a otra calle, como Tetuán.
-La calle Tetuán no es factible. Pero cambiar la Carrera Oficial, no. Salvo un imponderable, una necesidad, que surja ahora, yo no me he planteado en ningún momento. Se lo he dicho a los hermanos mayores, como lo he dicho siempre. Ha sido claro en mis conversaciones previas a las elecciones. Nadie me puede acusar de andar con subterfugios.

-Y el Martes Santo, ¿volverá a ser el de siempre?
-Vamos a trabajar y poner todos los esfuerzos para que el Martes Santo tenga una solución satisfactoria para todos: los hermanos mayores y a todos.

-La experiencia del año pasado parece que salió bien. Y fue una decisión unánime de todos los hermanos mayores del día.
-Creo que un solo año no es valorable. Esto se valora con más tiempo y con una serie de incidencia que van llegando. Yo quiero satisfacer a todas las hermandades del Martes Santo y creo que es posible encontrar una solución.

-Pero estamos hablando de que esta solución sería ¿en el sentido tradicional de la Carrera Oficial?
-Por supuesto. Lo he dicho siempre y no me voy a desdecir. Ya lo dije el año pasado. Pero vamos a estudiarlo y trabajarlo. Vamos a ir de la mano. Podemos encontrar soluciones.

-¿Esperamos algún cambio para la Madrugá?
-Entiendo que no es tan perentorio. Pero el nuevo delegado, Antonio Luis Soto, ya está en ello, vamos a ver las necesidades de las hermandades, en contacto con ellas. La del año pasado no es una solución para toda la vida. La solución es entre todos.

-¿Volveremos a vivir una Madrugá sólo pendientes de las cofradías?
-Tuvimos un gran shock en el año 2017. Ante esto se pusieron medidas. Y si había poca gente en la calle no era por las medidas de seguridad sino porque la gente tiene en el subconsciente lo que pasó el año anterior. Si la gente, con seguridad, se irá confiando, volviendo a la calle y a tener la Madrugá que siempre se ha tenido. En cualquier caso, el Ayuntamiento ha adoptado medidas de seguridad cuantiosas en beneficio de los ciudadanos y de las hermandades. Y creo que han sido medidas de seguridad acertadas.

Francisco Vélez recibe la felicitación del delegado diocesano de Hermandades, Marcelino Manzano. /Foto: Consejo de Hermandades

-¿Piensa que hay muchas salidas extraordinarias?
-Esto entra dentro de la soberanía interna de la hermandad. Ellos tienen sus Reglas y sus cabildos y son los que tienen que valorando. Quizás no sean las salidas extraordinarias de las que hay muchos: carteros reales, operaciones carretillas, ensayos solidarios… Pero además no podemos entrar en una salida extraordinaria. Eso es decisión de cada hermandad y desde esta casa somos muy respetuosos con las hermandades.

-¿Se plantea organizar en estos cuatro años alguna procesión magna, como se ha hecho en otras ciudades?
-Creo que no es cuestión del Consejo. Pienso que es algo que tiene que surgir por algún hito fundamental y que la Iglesia considere de carácter tan importante como para justificarlo. Yo no me puedo plantear que lo haya o no. No es cosa nuestra. Se han hecho en otras ciudades, sí. Pero otras ciudades no son Sevilla.

-¿Podrá alguna hermandad de vísperas incorporarse a la Carrera Oficial en este tiempo?
-Estamos arreglando los días; tienen problemas muchos días. Para que una hermandad de vísperas se incorpore un día necesita que dos terceras partes del día esté de acuerdo y el apoyo del pleno de penitencia. Aunque fuese deseable, entiendo que hoy día, con la aglomeración que tenemos de nazarenos, los problemas que hay en todos los días prácticamente, creo que sería difícil.

-¿Ve más factible esa tercera vía de habilitar un día más, el Sábado de Pasión, con procesiones en la Catedral?
-Es una solución que hay que estudiar. Afecta a muchas instituciones: al Ayuntamiento, que tendría que disponer todo lo necesario un día más; al comercio de la Carrera Oficial, que tendría un día menos de venta; al montaje… afecta a una multiplicidad de cosas. Sería cuestión de hablarlo y plantearlo.

-¿Se plantea cambiar de sede al Consejo?
-No. Pero además es que no me daría tiempo.

-¿Qué le ha parecido la restauración de Santa Catalina?
-Me ha encantado. Tuve la suerte de entrar con Santa Lucía y después con la Exaltación y estuve en la bendición del templo y me ha encantado. Se ha recuperado una parroquia para Sevilla. Además, yo me nací y crié en la calle Feria, en San Juan de la Palma, y la frecuenté de joven y la verdad es que se ha recuperado. Ha sido un gran logro para la Iglesia de Sevilla.

 Francisco Vélez es ya el presidente oficial del Consejo

 Francisco Vélez: “Vamos a recuperar la autoridad moral del Consejo”

 Francisco Vélez se lleva la gloria de la presidencia del Consejo

 

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.